3 de feb. de 2009

Las hazañas espaciales actuales nos parecen de lo más común

Las hazañas espaciales actuales nos parecen de lo más común. Escuchar que una sonda automática desciende en Marte o que sobrevuela un cometa, no parece complicado en la medida que nos lo describen. Sin embargo, tal hecho era una proeza en sus principios. Por ejemplo, hoy se cumplen 33 años de que la entonces Unión Soviérica logró que una sonda automática descendiera suavemente sobre la superficie lunar. Esto estuvo antecedido por múltiples fallas y fracasos que costaron mucho dinero. En una época donde las computadoras eran algo inusitado, complejo, extraño y muy limitado, comparado con los canones actuales, realizar tal proeza, nos demuestra el empuje y calidad del elemento humano involucrado en estas pioneras misiones espaciales.

Tecnociencia

AstroSeti.org (Noticias)